¿Qué se hizo allá?

Actividades

Estudiantes Participantes

Testimonios

  • No cabe ninguna duda de que el elemento principal de mi experiencia fueron los niños. Nunca me imaginé el lazo que se formaría con ellos llegara a ser tan fuerte. Fue valiosísimo conocer a cada uno de ellos y fue el compartir con ellos lo que me genera esta cantidad de emociones indescriptibles y todo lo que he intentado explicar que viví en África. Antes de venir, me costaba imaginarme qué tan distinto podía ser esta experiencia a la de ayudar a una comunidad en Chile. Ahora es tan evidente que ni siquiera puedo entender a mí misma del pasado, que no había venido al FOSTER home todavía. Lo que conocimos se aleja demasiado de cualquier otra realidad y me indigna haber sido tan ignorante por no haberlo conocido (¡no tiene sentido pero me pasa!). En general, los viajes nos abren los ojos a nuevas cosas, pero este viaje fue como ampliar la vista al doble y más encima con unos anteojos nuevos que hace ver todo de una nueva forma.
    Antonia Bezanilla
    Tanzania 2015
  • La simpleza y la alegría con que los niños viven el día a día esconden historias duras y únicas de superación que se sustentan en el amor fraternal que comparten entre ellos. Y sin ningún tapujo, esta comunidad nos invitó a ser uno más de ellos, con mucha gratitud, a veces sin entender que esta era recíproca. Es difícil extraer conclusiones de una experiencia como esta, porque siempre pensaré en qué me faltó hacer, o en qué fallé. Pero lo que sí puedo decir con certeza, es que este viaje fue absolutamente necesario, y que alcancé alguno de los momentos de felicidad más plena de mi vida.
    Damir Mandakovic
    Tanzania 2015
  • Ingenieros UC Desafiando Fronteras es una ventana hacia lo más humano de las personas. Durante toda la estadía en Tanzania no hubo ningún día donde no me sorprendiera por la capacidad valórica y humana de aquellos con los que compartimos. Tal vez es irónico, pero tras volver de este viaje, siento que el camino correcto no solo es llevar el "desarrollo" a África, sino que llevar la humanidad africana al resto del mundo.
    Daniel Gajardo
    Tanzania 2015
  • En Chile somos muy individualistas y cada uno tiene lo suyo, pobre del que lo toque… y no importa que le sobre, es suya. Acá la humildad y el compartir se pueden ver desde temprana edad. Por ejemplo, así como un niño Chileno valora una bici nueva o algo por el estilo, estos niños (de África) valoran las tapas de botella de vidrio, esto porque tienen un juego donde hacen un círculo y ponen las tapas ahí, luego con una piedra las van sacando. Estas tapas son muy importantes pero aun así le comparten o regalan a los otros niños que no tienen o inclusive a nosotros para que juguemos. Ellos valoran más jugar que ser el ganador con más tapitas. Ojalá en Chile se valorara más el compartir que el éxito individual.
    Diego Arellano
    Tanzania 2015
  • Observando e interactuando con los niños se pueden notar las emociones más puras. A pesar de que muchos de ellos no tienen prácticamente nada ni a nadie, siempre se les puede ver con una sonrisa y disfrutando el momento al máximo. Esa es la actitud que uno debiera tener siempre ante la vida, independiente de donde uno venga. En los niños de secundaria me impactó profundamente la convicción y motivación que tienen para salir adelante. Ellos son conscientes de que no tienen nada y sin dudar saben que si estudian esforzadamente van a poder llegar lejos. Me voy de vuelta a Chile muy feliz y lleno de bonitos recuerdos. Las sonrisas de felicidad de los niños y niñas van a ser un constante recuerdo de siempre apegarse a lo fundamental: el amor y el sentido de comunidad entre todos.
    Eduardo Cifuentes
    Tanzania 2015
  • Este viaje sí o sí marca un antes y un después y aunque todavía no tengo claro qué es lo que haré después tengo la tranquilidad de decir que no me importa, quiero vivir cada día como si fuera el último y disfrutar cada momento y tengo la certeza que todo estará bien. Creo que "hakuna matata" será mi nuevo lema y jamás podré expresar con palabras lo agradecida que estoy de haber vivido esta experiencia ni todo lo que me entregó, pero si intentara resumir esta aventura en una frase lo que más lo representa es que África me enseñó a ser feliz.
    Francisca Muñiz
    Tanzania 2015
  • A esta experiencia llegué con la disposición de aprender. Conocí niños que viven con lo mínimo: algunos no tienen zapatos, tiene como dos poleras, pantalones rotos y mal olor. Niños que juegan con piedras, tapas de bebida y pedazos de cerámica. Muchos de ellos no tenían a sus papás vivos… y aun así eran inmensamente felices. Su ritmo de vida es mucho más lento, no están preocupados por el futuro, realmente viven el momento y día a día me transmitían esa paz interior. Por último, los niños del orfanato viven como si fueran hermanos: se cuidan entre ellos, se ayudan y se respetan. En ellos veo verdadera humanidad.
    Isidora Navarro
    Tanzania 2015
  • Jugando a las piedras con Mica que no tiene ni una mochila decente para ir al colegio, entendí el valor de observar y vivir la humanidad del momento. Me costó entender que probablemente mi aporte sea casi nulo en el aprendizaje de estos niños, probablemente se sepan los mismos colores y números antes y después de estos días. Pero también me di cuenta de que yo podía hacer algo que cambiara sus vidas, me di cuenta de que podía cambiar en algo su situación si les mostraba el valor que cada uno tiene y lo lejos que pueden llegar, ya que simplemente nadie se los hace notar, nadie les da el reconocimiento que merecen ni tampoco les da la oportunidad de ser proactivos en un sistema educativo que se basa en la fuerza y en la autoridad. Me llevo de esta experiencia el agradecimiento de estos niños cuando se dieron cuenta de que sí importaban, de que su aporte era clave, por lo menos para mí.
    Isidora Palma
    Tanzania 2015
  • Los niños entre ellos se cuidan, se respetan y son una verdadera familia, que inmediatamente después de conocerte quieren incluirte en ellos. Una cultura y una realidad completamente diferentes a la que estamos acostumbrados. Donde una sonrisa puede mantenerte alegre todo el día, donde con una pequeña muestra de gratitud puedes cambiar personalidades y un lugar donde puede compartir y regalarse de todo, incluso si eso significa quedarse sin nada.
    Ivania Yovanovic
    Tanzania 2015
  • Los niños me mostraron lo importante que es ser feliz y cómo la felicidad llega cuando disfrutamos de cosas tan simples como la compañía de una amigo, un saludo o un abrazo. Son niños que no tienen ningún bien material pero que tienen mucho que enseñarle al mundo. El viaje permitió que me diera cuenta que existen cosas más importantes que las que uno acostumbra a mantener en la lista de prioridades, como disfrutar cada momento de la vida. África es un viaje de transformación, es una pausa a nuestra vida cotidiana y un golpe muy fuerte de humanidad y humildad. Es mostrar lo más básico y lo más rico de ser humanos, los niños se encargan de enseñar lo que verdaderamente importa en la vida, son ellos los que provocan una transformación y son verdaderos modelos a seguir.
    Javiera Rivera
    Tanzania 2015
  • En Tanzania nos encontramos con una cultura completamente diferente. Se vive con un ritmo "africano", la gente no anda apurada ni preocupándose de lo que viene, si no que disfrutan cada momento. Son muy alegres, lo que se expresa en sus saludos, cantos y bailes. Y se manifiestan el amor de manera más fácil y constante que nosotros, y no se avergüenzan al hacerlo, pueden andar por la calle de la mano o saludar a un desconocido por ejemplo.
    María de los Ángeles González
    Tanzania 2015
  • Puedo decir que IUCDF cambió mi forma de ver las cosas. Aprender a valorar la amistad, el compañerismo y el tiempo. Los niños de la residencia (llamada FOSTER) podrán no tener muchas cosas. Pero se tienen el uno al otro, siempre se apoyan y viven las cosas realmente importantes de la vida, siempre dando lo mejor, de verdad lo mejor de ellos mismos en todo lo que hacen.
    Nicolás Soto
    Tanzania 2015
  • Los niños que allí viven me entregaron una sencillez tremenda y el poder disfrutar de cosas simples y no por esto menos significantes. Ver cómo se cuidan entre chicos y grades, y cómo incluyen a los ciegos y albinos a través de la preciosa obra de inserción social Simba Clay es impactante. Es una familia grande, de la cual me va a costar mucho estar alejada. Da para pensar cómo estos niños que no tienen familia ni muchos bienes materiales son tan felices y te entregan tanta alegría mientras que veo de manera lejana - casi en otra vida - cómo me he quejado por tantas cosas insignificantes. El solo hecho de haber estado inmersa en otra cultura tan diferente me ha servido para pensar en muchas cosas desde otra perspectiva, tanto temas personales como ver el panorama nacional (económico, social, educacional, etc) con otros ojos.
    Sofía Burford
    Tanzania 2015
  • Me encantaría poder ejemplificar todo lo que siento pero me faltan las palabras y las emociones, así que lo haré con un niño: Abdul. Desde el primer día en la casa sentí como me entregaba amor de distintas maneras. Invitándome a jugar con sus chapitas, escalando mi espalda para llegar a mis hombros, regalándome maní a escondidas, etc. Los días fueron pasando, y el lazo sólo fue creciendo. Estudiamos en el colegio por las mañanas, jugamos en las tardes y hacemos tareas en las noches. Me daba miedo encariñarme de este niñito de 11 años, alumno de 2do básico con el que pasaba tardes enteras de momentos y conversaciones entre inglés y swahili. ¿Qué voy a hacer cuando llegue el momento de decir adiós? Ahora, después de haber vivido un mes con Abdul, puedo decir que todo valió la pena. Por un lado, mi corazón está roto por no poder verlo todos los días (a pesar de que sé que nos volveremos a ver), pero por otro lado, el espacio que ahora Abdul llena en mi corazón es mucho mayor, y sé que para él también. Ahora, imagina esta experiencia teniendo a 60 niños más, ansiosos todos por intercambiar su amor por el tuyo, y las ganas de vivir la vida pese a cualquier adversidad. Estos niños tienen muy poco o nada. Algunos no tienen ningún familiar vivo, pero a pesar de eso son felices, están vivos, entregan su amor, y estudian como yo nunca había visto estudiar a un niño, porque saben que van a poder lograr todas las metas que se propongan.
    Vicente Ramírez
    Tanzania 2015
  • Estas 3 semanas han sido de las mejores de mi vida. Pienso que las experiencias en que la realidad te llega de golpe son las más satisfactorias e IUCDF sin duda me golpeó fuerte. El otro día pensaba en los conceptos de "urgente" e "importante". La vida que vivimos en Ingeniería, en la UC, en Chile, siempre nos presiona a tener en equilibrio ambas cosas, las urgentes y las importantes. Entonces nos pasamos corriendo para llegar a hacer algo, mientras seguimos pensando en lo que toca después. Ir al colegio, por un lado y compartir con los niños en el orfanato, por el otro, me mostró que en África, y en particular para estos chicos, el concepto de "urgente" se desvanece. Todo lo que hacen es importante: jugar con las tapas, hacer las tareas, comer, todo es importante cuando lo están haciendo, en el momento que están viviendo.
    Vicente Viel
    Tanzania 2015